Espiritualidad

EL MISTERIO DEL HOMBRE SOLO SE ESCLARECE EN EL MISTERIO DEL VERBO ENCARNADO (Gaudium et Spes, 22)

Spanish

Nuestra espiritualidad1 quiere estar anclada en el misterio sacrosanto de la Encarnación, el misterio del Verbo hecho carne en el seno de la Santísima Virgen María. De modo tal que podemos decir que nuestra espiritualidad se deriva de la Persona del Verbo y de su Madre, para que, en el Espíritu Santo, podamos unirnos al Padre. De la explanación del misterio del Verbo encarnado brotan todos los principios de la vida espiritual de nuestro Instituto, según consta en el Directorio de Espiritualidad.

PRIMACÍA DE JESUCRISTO

En nuestras vidas y acciones debe primar “el nombre, la doctrina, la vida, las promesas, el reino el misterio de Jesús de Nazaret Hijo de Dios”2, de tal manera vividos que no debemos anteponer nada a su amor.

PREEXISTENCIA DE LA PERSONA DEL VERBO

Confesando la eternidad, distinción y divinidad de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, queremos alimentar nuestro deseo de abandonar­nos enteramente a la voluntad de beneplácito de Dios, nuestro amor a la Trinidad y a los hombres creados por Dios a su imagen y semejanza3.

EL MISTERIO DEL VERBO ENCARNADO

sotana_0.jpg

Imposición de Sotanas en San Rafael

SU PRIMERA VENIDA obrada por el Espíritu Santo en las entrañas de la Virgen nos debe llevar a suma docilidad al mismo Espíritu y amor entrañable a su Madre y Madre nuestra. Basados en el misterio de la Encarnación, obrado por el Espíritu en María Virgen, debemos cantar siempre las miseri­cor­dias de Dios4 porque “por la Encarnación del Verbo se hace creíble la inmortali­dad de la dicha”5, debemos tener clara conciencia de que sin Jesucristo nada podemos6, y debemos pro­pender, con todas nuestras fuerzas, a adelantar siempre en la virtud.

Jesucristo es el “Camino” para ir al Padre y nadie va al Padre sino por Él7. Tiene el único nombre por el cual podemos ser salvos (Act 4,12). Es el que hace que la Iglesia sea un “sacra­mento, o sea signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la uni­dad de todo el género humano”8. Es el que sostie­ne todos los dogmas de la Iglesia, ya que es “la verdad que incluye todas las de­más”9. Es el que nos muestra la primacía y el peso de la eterni­dad sobre toda realidad tempo­ral. Saber que Jesús es verdadero Dios nos debe mover a practicar las virtudes de la trascendencia: fe, esperanza y caridad, a dar importancia insustituible a la vida de oración y a la necesidad de las purificaciones activas y pasivas del sentido y del espíritu.

uncion de los enfermos_0.jpg

Unción de los enfermos

El hacerse hombre es “el misterio primero y funda­mental de Jesucristo”10 y “Dios no estuvo nunca tan cercano del hombre –y el hombre jamás estuvo tan cercano a Dios– como preci­samente en ese momento: en el instante del misterio de la Encar­na­ción”11. Saber que Jesús es verdadero hombre nos debe mover a considerar que nada de lo auténticamente humano nos es extraño sabiéndolo asumir12, a amar en Él a todo hombre y a todo el hombre, a practicar las virtudes mortificativas del anonadarse. Saber que en Él se unen indisolublemente ambas naturalezas nos debe mover a reconocer la doble realidad de gracia y naturaleza, sin mala mezcla, a practicar las virtudes aparentemente opuestas, sin caer en falsos dualismos, lo superior asumien­do lo inferior. Saber buscar siempre la mayor gloria de Dios y la salvación de los hombres, que es el fin de la Encarnación.

SU VIDA TERRENA. Desde el mismo instante de la encarnación nos da ejemplo de entrega sacerdotal al Padre que debemos imitar nosotros; en el seno de María ya estamos presentes nosotros por el principio de koinonía enseñándonos a depender totalmente de su Madre; en su Vida oculta nos enseña a crecer, a trabajar, a hacer silencio, a estar sujetos13, a vivir con alegría festiva14; todas sus palabras y todas sus acciones son alimento para nuestra espiritualidad.

SU SALIDA DE ESTE MUNDO. De manera especial, el misterio Pascual de nuestro Señor es fuente inexhausta de espiritualidad. Su Pasión, Muerte, descenso a los infiernos, Resurrección, deben iluminar nuestras vidas siempre. Debemos ser especialistas en la sabiduría de la cruz, en el amor a la cruz y en la alegría de la cruz.

SU VIDA GLORIOSA. El hecho espléndido de que Cristo resucitó nos debe llevar a vivir como resucitados, a vivir según la Ley Nueva –el Espíritu Santo–, la libertad de los hijos de Dios propia del hombre nuevo, con inmensa alegría, en especial el domingo, sabiendo hacer fiesta, con gran compromiso por la misión.

santa mision3_0.jpg

Santa Misión en Brasil

SU VIDA MÍSTICA. Es la maravilla de la Iglesia, Cuerpo de Cristo, alimentada por la Palabra de Dios, Una, Santa, Católica –misionera y ecuménica–, Apostólica, enriquecida y apoyada en las tres cosas blancas de la Iglesia: “la Eucaristía que prolonga, por obra del sacerdocio católico, la Encarnación bajo las especies de pan y vino; la Santísima Virgen María, que dio el sí para que de su carne y sangre el Verbo se hiciera carne15; y el Papa, presencia encarnatoria de la Verdad, de la Voluntad y de la Santidad de Cristo”16.

SU SEGUNDA VENIDA. La certeza de que el Señor está viniendo y que hacia Él estamos caminando. Un día volverá en poder y majestad, resucitará a los muertos, presidirá el juicio final y la innovación del universo.

En fin, quisiéramos que nuestra espiritualidad pudiera ser sintetizada así:

virgen de lujan y misa - Copy_0.jpg

Bendición Eucarística,  San Rafael

No Jesús o María; no María o Jesús.

Ni Jesús sin María; ni María sin Jesús.

No sólo Jesús, también María;

ni sólo María, también Jesús.
 

Siempre Jesús y María; siempre María y Jesús.

A María por Jesús: He ahí a tu Madre (Jn 19,27).

A Jesús por María: Haced lo que Él os diga (Jn 2,5).

Primero, Jesús, el Dios-hombre;

pero luego María, la Madre de Dios.
 

Él, Cabeza; Ella Cuello; nosotros, Cuerpo.

Todo por Jesús y por María; con Jesús y con María;

en Jesús y en María; para Jesús y para María.
 

En fin, sencillamente: Jesús y María; María y Jesús.

Y por Cristo, al Padre, en el Espíritu Santo.

 

 

 


1 Constituciones, 36-47.

2 Pablo VI, Evangelii nuntiandi, nº 22.

3 Cf. Gen 1, 26.

4 Cf. Sal 89,1.

5 San Agustín, De Trinitate, XIII, 9.

6 Cf. Jn 15,5.

7 Cf. Jn 14,6.

8 LG, 1.

9 Juan Pablo II, Alocución, en la visita al Pontificio Ateneo Antonianum de Roma, a los profesores y alumnos (16/01/1982), 5; OR (31/01/1982), p. 19.

10 Juan Pablo II, Alocución Dominical (06/09/1981), 1; OR (13/09/1981), p. 1.

11 Juan Pablo II, Alocución Dominical (02/08/1981), 2; OR (09/08/1981), p. 1.

12 “Lo que no fue tomado tampoco fue redimido”, cf. AG 3, nota 15.

13 Cf. Lc 2,51.

14 Cf. Lc 2,42.

15 Cf. Jn 1,14.

16 Constituciones 12

¿Cuál es el objetivo del Instituto del Verbo Encarnado?
Evangelización de la cultura para extender la Encarnación del Verbo...
Haga clic aquí para saber más.
¿Cuál es el carisma del Verbo Encarnado?
Queremos hacer de cada hombre como una nueva encarnación del Verbo ...
Haga clic aquí para saber más.
Descubre sobre la espiritualidad de nuestro Instituto
Nuestra espiritualidad está marcada por el misterio de la Encarnación, porque “el misterio del hombre sólo ...
Haga clic aquí para saber más..
La consagración a María completa nuestra entrega total a Cristo en un supremo acto de sumisión...
Haga clic aquí para saber más.
Conoce el fundador del Instituto del Verbo Encarnado
El padre Carlos Miguel Buela, nació en Buenos Aires el 4 de abril 1941 y fue ordenado sacerdote en 1971 ...
Haga clic aquí para saber más.
Descubre la historia de Nuestro Instituto
Fundación y primeros años de la Familia religiosa, su expansión misionera...
Haga clic aquí para saber más.
¿Qué hace de un sacerdote, un misionero del Instituto del Verbo Encarnado?
El sacerdote misionero es un hombre consagrado, que respondió a la llamada de Cristo ...
Haga clic aquí para saber más.
¿Quiénes son los monjes contemplativos?
Los monjes están a la vanguardia de todas las obras de apostolado del Instituto, ya que con su vida de oración y penitencia obtienen del Señor las gracias necesarias para la salvación de muchas almas...
Haga clic aquí para saber más.
Visite nuestras casas donde los futuros sacerdotes se forman: el seminario mayor
El seminario, o casa de formación, es el lugar donde los futuros sacerdotes misioneros reciben la "triple formación " ...
Haga clic aquí para saber más.
"La vocación al sacerdocio tiene a menudo una primera manifestación en los años de la infancia o en los primeros años de la juventud" ...
Haga clic aquí para saber más.
En el Evangelio, Jesús invitó a algunas personas a seguirle más de cerca. Hoy sigue llamando al sacerdocio ...
Haga clic aquí para saber más.
Descubre lo que hacemos en nuestro apostolado
El objeto de nuestra acción apostólica es formar a Cristo en los hombres y conducir las almas a la salvación eterna ...
Haga clic aquí para saber más.
Conoce más sobre algunas de nuestras obras de caridad
Las obras de caridad son un importante apostolado realizado por el IVE ....
Haga clic aquí para saber más.
Lee acerca de las Santas Misiones Populares del IVE
La Santa Misión es una forma sencilla de predicar el Evangelio a las personas, búscando la conversión de los pecadores ...
Haga clic aquí para saber más.
Los Ejercicios Espirituales son momentos de gracias especiales, días de retiro y silencio para reformar la vida y vivir siguiendo la voluntad de Dios ...
Haga clic aquí para saber más.
Descubre la importancia del trabajo del IVE con los medios de comunicación
Nuestro objetivo es la evangelización de la cultura, en una cultura profundamente marcada por los medios de comunicación...
Haga clic aquí para saber más.
Puedes encontrar las últimas noticias sobre nuestras actividades y misiones de todo el mundo.
Haga clic aquí para saber más noticias.